Con estos consejos para cuidar tus suelos de madera podrás presumir de un suelo brillante y perfecto. La importancia del suelo para la estética total de una habitación es obvia, ya que seguramente, será la parte que más se vea, y en la que más incida el sol para jugar con nuestros gustos y conseguir la luminosidad adecuada para cada cuarto.

 

En Reycor te ayudamos a mantener tus suelos como el primer día

¡No pierdas la atención y apunta todos nuestros consejos!

 

Proteger el suelo de toda amenaza

La madera es un material delicado. La temperatura ambiente y las circunstancias meteorológicas le afectan directamente. Por ello, respecto a estos factores, será la base de tu técnica de limpieza.

Para evitar que la madera se agriete o engrose, deberíamos mantener el interior de la vivienda con una humedad entre el 35 y el 60%. Para conseguir equilibrarlo, es muy buena idea utilizar deshumidificadores o pastillas antihumedad en invierno y humidificadores o recipientes de agua en verano.

 

Proteger el suelo del sol

Provoca oxidación y cambios de color. Para evitarlo, puedes utilizar una capa de acabado del suelo que funcione como pantalla y que filtre los rayos ultravioletas, permitiendo preservar la apariencia original del suelo. Altamente recomendable en zonas donde la iluminación es muy intensa o hay abundantes brillos directos del sol. Por último, lo peor que podemos hacer para descuidar nuestro suelo, es dejar permanentemente un mueble u objetos en el mismo lugar. Así no respirará y además la luz incidirá mucho menos, o nada, en la zona.

 

Mantener el suelo limpio el mayor tiempo posible

Recomendamos usar la aspiradora para eliminar el polvo y cualquier agente agresivo. Después, podemos utilizar una mopa de algodón o microfibra, vaporizando una pequeña cantidad de limpiador y frotando en la dirección que vayan las lamas. Debemos usar la fregona, pero mucho menos que si fuese otro tipo de suelo, y sobre todo, en verano.

 

Productos adecuados para limpiar

Debemos intentar ser lo más orgánicos posible y evitar cualquier tipo de producto abrasivo. Así, evitar jabones, detergentes y ceras con base de aceites. Así evitaremos que se destiña y el crear una película de grasa.

 

Prueba anti-manchas

Si no conseguimos eliminar una mancha, podemos probar a usar agua tibia y productos especializados pero de buena calidad. Debe desinfectar pero a la vez proteger el medio ambiente.

 

Si tienes más dudas o necesitas resolver un problema específico con tu suelo. Contacta con nosotros. En Reycor tenemos una amplia experiencia en este terreno y te guiaremos.

¡Compártelo!